589. La persona de alta sensibilidad empática: la hiperconexión.

Dentro de las personas de Alta Sensibilidad las encontramos las que son empáticas o muy empáticas (que sería mi caso) y las que no lo son y les cuesta sintonizar con los estados de ánimo de los demás. Las primeras, las empáticas, tenemos un largo viaje para llegar a reconocer nuestras necesidades, sin culpa, y nuestra capacidad de frenar el “querer a los demás” para equilibrar la balanza “queriéndonos a nosotros mismos”.

Cuántas veces habremos querido eliminar de un plumazo nuestra sensibilidad y dejar de sentir. Cuántas veces nos hemos tenido que replantear qué es lo que queremos y qué es lo que no, hasta qué punto quiero complacer a los demás o estoy haciendo algo beneficioso para mí.

Muchas veces seguimos en una hiper conexión con el estado de ánimo de los demás sintiéndonos títeres o marionetas del océano de emociones donde nos sumergimos.

Cuando hablo de hiper conexión estoy hablando que quizás las personas de alta sensibilidad tenemos un mayor número de neuronas espejo que el resto de la población. Unas neuronas que ayudan en el tema de la empatía, en cómo saber cómo siente la persona que tenemos delante y que nuestra psique nos puede hacer caer en la trampa de olvidarse de su conciencia y fundirse con las intenciones, deseos y acciones de esa otra conciencia

561. 5 consejos para transmitir mayor seguridad en nuestras conversaciones.

5 consejos para transmitir mayor seguridad en nuestras conversaciones? Hablo de educación pero se puede generalizar en cualquiera de nuestras conversaciones con la pareja, amigos o compañeros de trabajo. Cinco consejos que estoy seguro que os van a venir estupendos!!. Os recuerdo, para los que estéis a punto de colaborar con el programa y recibir los podcasts de jueves (pareja) y viernes (dinámicas) que podéis haceros subscriptores en: https://joancontreraspodcast.aixeta.cat/es/subscriptions

536. Abriendo la comunicación en educación (1).

 En ocasiones, las anécdotas con niños pueden llevar gato escondido. Los enfados sin sentido de los niños y adolescentes pueden ser signo de algún sentimiento que esté oculto. En el programa desvelamos cómo descubrirlo.