675. Alimentación y Alta Sensibilidad

Si os gustan los dos programas semanales del podcast en abierto, os animo a que podáis subscribiros a partir de dos euros al mes (como si me invitáis a un café, vamos) y tendréis acceso a todos los programas de la semana. En el apartado “Apoya económicamente al programa” podrás encontrar más información.

Idea principal::

Lo que comemos no sólo entra por nuestra boca sino que pasa a nuestro estómago, se transforma y después, tras varios procesos, pasa a los intestinos donde se absorben las sustancias necesarias para la vida.

Ideas de apoyo:

  • Hay un paralelismo importante entre lo que vivimos y lo que comemos y cómo lo transformamos. Es decir, es preciso mirar si ambos tienen un paralelismo en nuestras vidas.
  • Cuidar la alimentación como cuidamos nuestro ritmo de vida. Es muy importante que así como no nos gustan las aglomeraciones, los grandes tumultos, etc. es posible que las comidas de celebración, las fiestas donde se come de forma desordenada, nos sienten como una patada en el estómago.
  • Una gran parte de los sentimientos que sentimos los sentimos en nuestro sistema digestivo. El miedo, el asco, la incapacidad para hablar en un momento dado, la amenaza, el enamoramiento, son sentimientos que fácilmente los vamos a sentir en nuestro tubito digestivo.
  • También hay un proceso importante a tener en cuenta. Si tenemos el estómago lleno nos podemos sentir como mas protegidos energéticamente ante los avatares de la vida. El tener el estómago lleno da una sensación como de mayor seguridad, con las consecuencias que puede atraer.
  • No nos engañemos: la alta sensibilidad y la sensación de ansiedad pueden ir fácilmente juntas, así como la tensión continuada. Será necesario hacer un buen chequeo de cómo va nuestro cuerpo y a partir de aquí, ver hasta qué punto hay un equilibrio, una armonía en nuestras vidas, como decíamos hace 15 días en la semana dedicada a la harmonía.
  • Si hay ingesta impulsiva por ansiedad, es complicado regularlo con una dieta. Y al contrario, si comemos mal, nuestra sensibilidad se verá afectada y por tanto, puede aparecer más fácilmente la ansiedad.
  • Disfrutar de la comida, disfrutar de compartir una comida, disfrutar de cocinar una comida, disfrutar de comer solo, disfrutar de una sobremesa. Disfrutar, ese verbo al que las personas de alta sensibilidad en ocasiones nos cuesta tener acceso. Sentir es recibir y asimilar. Comer es recibir alimentos y asimilarlos. Cantidad no es calidad, rapidez no es calidad. Sabores apetitosos no tiene por qué ser calidad. Calidad en el comer es calidad en cómo nos sientan esas comidas y cómo disfrutamos cocinándolas y saboreándolas.

Te animo a que dejes tu comentario y que compartas el programa.

671. Protegiendo nuestra empatía.

Idea principal::

Recomendaciones para entender nuestra empatía y que trabaje a favor nuestro, no en contra, cuestión muy habitual. Expresiones como la de “me gustaría no ser tan sensible, que me afectaran menos las cosas”, es habitual encontrarlas en personas que no han aprendido a manejar su sensibilidad.

Ideas de apoyo:

  • Para el tiempo, para el ritmo diario, respira. Es la única manera que trabaje la consciencia. Darse cuenta de lo que está pasando. Los bloqueos y los bloqueos en especial con la gente a la que queremos son más abundantes de lo que nos pensamos.
  • Envía muy lejos a las personas que no te dejan hablar, que te quieren imponer, que se burlan de tu sensibilidad o personas tóxicas. No intentes ni defenderte, simplemente vete de su lado. Si no puedes por alguna circunstancia, evita la comunicación con ellas.
  • Utiliza las gafas de pensamiento positivo para mirarte a ti mismo. Al final de día date cuenta de qué has hecho bien y qué podrías haber mejorado. Transforma la culpa en acción alternativa futura.
  • Si te ves en un aprieto, en una situación que te agobia y no puedes salir, utiliza la imaginación para crearte un refugio personal invisible. Puede ser un haz de luz, puede ser pensar que está debajo de una cascada… hay innumerables posibilidades para protegerte.
  • Expresa de forma simple lo que sientes sin miedo a la crítica. Las situaciones se repiten, ten preparada ya la respuesta que darás sin miedo a hacer el ridículo. Pregunta el porqué, que no entiendes la razón de tal o cual comentario.
  • Si estás ante una persona querida, muéstrate vulnerable y conecta con la vulnerabilidad de la otra persona, yendo más allá de la coraza que muestra. Seguro que la tiene. Es como mantener una sensación de pérdida de nuestra seguridad. En los programas de subscriptores iré ampliando esta idea, de mostrarse vulnerable.
  • Nunca, nunca, nunca pienses que eres o peor o mejor que el otro, Simplemente diferentes. Consciente o inconscientemente (más difícil detectarlo pero no imposible). Puedo decirlo mentalmente: “no soy ni peor ni mejor que tú, solo diferente”.

Te animo a que dejes tu comentario y que compartas el programa.

670. ¿Qué es la hiperempatía?.

Idea principal::

De la mano de la doctora Judith Orloff en su libro “Guía de supervivencia para personas altamente empáticas y sensibles”, vemos lo que son las personas hiperempaticas.

Ideas de apoyo:

  • ¿Qué es la hiperempatía?
    • ¿absorbo las emociones o síntomas de las otras personas? ¿Incluso con dificultades para llegar a saber si son propias o ajenas?
    • ¿tienes grandes intuiciones, te comunicas fácilmente con plantas o animales, tienes experiencias espirituales profundas?
    • ¿sientes dolores o quejas de los demás de forma ” mágica” en tu propio cuerpo? ¿Sientes la felicidad de los otros de forma muy intensa?
  • Estas preguntas nos hacen referencia a los tres tipos de hiperempatía que la doctora Orioff nos describe.
  • En el libro, además de casos concretos y ejemplos, da pautas simples de seguir para poder entendernos y llevar una vida normal sin los agobios ante multitudes o sin estrés ante situaciones cotidianas que a los demás no les afectaría y a nosotros sí.

666. La fascinación en los adultos.

Idea principal::

La fascinación en los adultos es algo necesario para mantener nuestra armonía en la vida.

Ideas de apoyo:

  • ¿Qué es la fascinación? Según la Rae hace referencia a dos significados: engaño o alucinación y por otro atracción irresistible.
  • Nos referimos aquí a la “atracción irresistible”, puesto que sus consecuencias pueden ser muy beneficiosas.
  • Si en el programa de ayer comentábamos la necesidad de poder desconectarnos de nuestro día a día para poder llevarlo a cabo mejor, hoy empezamos a encontrar caminos, no sólo para renovar energías sino para impulsarnos a través de ellas.
  • La fascinación es un mecanismo muy humano. Gracias a ella descubrimos el mundo cuando somos bebés. Gracias a ella nos enamoramos. Gracias a la fascinación podemos encontrar pasiones. Esa atracción irresistible, bien encaminada, nos provoca un aluvión de emociones y sensaciones que nos ayudan a crecer personalmente.
  • ¿Por qué nos podemos fascinar? Pues casi por cualquier cosa. Desde lo material hasta lo más humano o espiritual.
  • El punto clave es poder tener, según el carácter de la persona, momentos de fascinación en nuestras vidas, momento de impulso, de despegue de la realidad. Nuestro sistema nervioso aúna esfuerzos para memorizar, para aprender, para compartir conocimientos.
  • Fascinación por los coches, por la meteorología, por las series, por la educación, por los viajes…. La fascinación supone una alineación intensa de las energía en nuestro cuerpo que induce a la acción. Un coleccionista de cualquier cosa, de sellos o de libros antiguos. Si podemos darle forma a esa fascinación, si somos capaces de poder mantenerla de forma ordenada a lo largo del tiempo, tenemos la sensación de triunfo, de éxito, independientemente de lo que diga la gente, yo estoy fascinado con mi tema, esta actividad es un fin en sí mismo.
  • El exceso de fascinación tiene su punto oscuro: la obsesión, la pérdida del sentido común o de la lógica de lo razonable. Todo tiene su armonía, su equilibrio y sus extremos. Y la fascinación también. Todos podemos tener en mente la novela o película de un científico loco tan fascinado por el tema que investiga que pierde el sentido de la realidad y su adaptación a la familia, a los amigos, al día a día.
  • Para mantener

665. Pas: Armonía y equilibrio en nuestras vidas.

Idea principal:

Armonía:

Equilibrio, proporción y correspondencia adecuada entre las diferentes cosas de un conjunto.

Equilibrio: podemos navegar entre situaciones extremas, encontrando salidas.

Proporción: lo adecuado y justo en cada ocasión.

Correspondencia: concatenación de actos, una cosa tras la otra, consecuencia lógica.

Dicho así parece que estemos hablando de un imposible, no?

Ideas de apoyo:

  • En este mundo, esta vida, parece que es necesario romper cada dos por tres nuestro equilibrio y armonía interior para poder adaptarnos para después, volver a recuperar dicha armonía. Pongamos un ejemplo.
  • Un trabajo nuevo. Empiezas a trabajar, te encuentras con situaciones que te gustan y otras que no tanto. Al cabo del tiempo te das cuenta de cosas que aún te pueden gustar menos. Te vas adaptando, haces esfuerzos para poder hacerlo lo mejor posible.
  • Hay un desgaste del que muchas veces no soy consciente. Vuelvo a casa y recupero energías, o, al menos, esa es la intención. Temas que solucionar, comidas, compras, acompañamiento a hijos o algún familiar, la pareja.
  • Con el paso del tiempo, la situación de desequilibrio puede ser mayor. Y, además, puede ser inconsciente. “Voy tirando”.
  • Para poder hacer frente a todo este estado de cosas van a ser imprescindibles los descansos, el tiempo de ocio, el poder regenerar energías justamente en esos momentos en que no hay presón o no hay condicionantes o, al menos, los puedo manejar , posponer, Otra cosa es que el tiempo libre no tenga esa función y acabemos también con desgaste.
  • Tenemos que tener en cuenta que nuestro sentido de la responsabilidad como personas de alta sensibilidad es muy alto Y esa responsabilidad con respecto a los demás, es aún más alto. Y vamos, poco a poco aumentando nuestro sentido de la responsabilidad inconscientemente. Y vamos rompiendo poco a poco esa armonía conmigo mismo y con los demás que tanto anhelamos.
  • El proceso es lento y ocasiones es constante. Esta constancia es la que nos puede representar una amenaza en un momento dado.
  • Encontrar elementos de reequilibrio es muy importante, de desconexión de esa realidad. Hay gente que me comenta que está jugando a pádel y que está pensando en qué tiene que hacer o a quién tiene que llamar. Por lo explicado anteriormente, esa persona, si esa situaicón se da de forma continuada, está en riesgo.
  • Riesgo, ¿de qué? Pues pude ser muy vairado. La vida nos pone obstáculos para poder avanzar de forma muy curiosa. En forma de enfermedad, de tema judicial, en forma de sopresa.

660. La importancia de respirar al final del día.

Idea principal:

El final del día es un momento importante, un momento para descansar y reflexionar de forma tranquila sobre cómo ha ido el día, qué ha pasado y qué podemos aprovechar para el día siguiente.

Ideas de apoyo:

  • Importancia de cuidar la noche, el final del día, como recogimiento de las energías que se han dispersado a lo largo de la jornada.
  • Podemos realizar un balance, de qué ha pasado, qué aciertos he tenido y qué habría podido mejorar. Hacer una película con calma viendo lo que nos ha ocurrido.
  • El cuidar este momento, de bajar los ritmos de estimulación, será la antesala de un buen sueño.
  • Es un momento mágico. Si aprovechamos para ver hasta la hora de dormir un capítulo de nuestra serie favorita, nuestro cerebro se irá a dormir con los impactos de la serie.
  • Tras la reflexión sobre el día, podemos buscar un rato de silencio donde seamos conscientes de nuestra respiración, donde empecemos a tranquilizar nuestros ritmos y el funcionamiento del sistema nervioso.
  • Quien medita, es un momento clave para realizar una meditación. Las personas que rezan también es un tiempo ideal para conectar con nuestra trascendencia.

655. Ante el miedo, amor.

Idea principal:

El amor es la base para afrontar cualquier miedo.

Ideas secundaria:

Disimulamos, sí, cuando hay miedo. Nos activamos por dentro y empezamos a disimular, a intentar controlar la situación. La reacción visceral empieza a subir por las entrañas, el estómago y si llega a los pulmones colapsa la respiración. Mejor que no llegue.

Estamos en una sociedad con miedo, desde el cambio climático a que se desplome la economía, por no hablar de temas de salud.

Mi apuesta es que el amor es la solución, la varita mágica, la piedra filosofal que nos puede librar de dicho miedo.

Reconocimiento en el otro: vale, yo tengo miedo, ¿cómo puedo ayudar al que tengo al lado que quizás tiene más miedo que yo? En ese preciso instante mágico donde la intuición se cruza con mi intención, puedo hacer una llamada, puedo dar consuelo, puedo ofrecerme para una conversación, para una visita, para un abrazo. Calmando miedos te curas tu propio miedo en el ejercicio de salir de mi propio egocentrismo y en vez de ahogarme, ayudar, buscar la comunidad, interaccionar con ella. El vecino que está solo o sola, aquel amigo, esa persona que encuentras por la calle.

En ese mismo momento en que sacas lo mejor de ti y te pones al servicio de otros, estás dando un impulso a tu capacidad de amor, de entrega, de altruismo que expulsa tu miedo de dentro.

Y es la conciencia de comunidad, no es el amor de pareja, el eros, que también puede ayudar. Pero no me refiero concretamente a éste, sino a un amor más general.

Si decíamos que el miedo surge amenazante de las entrañas a modo de raíz maligna que va subiendo en vez de bajando, el amor es la sensación de plenitud, de sentirse vivo que surge del corazón y se expande por todo el cuerpo, hacia arriba y hacia abajo, hacia la mente, para ponerla en marcha y colaborar con los demás, no quedándote solo. Hacia abajo calmando y templando los nervios, dejándonos respirar, dando sentido a lo que vivimos y focalizando nuestra atención y nuestra intención, como decíamos el lunes pasado, en lo positivo de lo negativo, que siempre, siempre, siempre, es posible. Y de forma mucho más fácil con el amor que podemos irradiar.

Vamos a leer un extracto de Javier León, en su blog Creando Utopías, lo que dice al respecto:

“La magia y el amor no se rigen por las leyes racionales. La mente fría nos conduce a otros mundos, pero esos mundos se avivan de ardiente fuego. Los antiguos se reunían junto al fuego. El amor se hacía con fuego. Un fuego que se alimenta de humeante calor volcánico. El frío universo se conmueve ante la intensidad de cada intervalo, de cada suspiro, de cada llanto de amor, de cada carga emotiva. La vida es riesgo, es vencer el miedo, es aventurarse por los claroscuros de cada instante. La vida es abrazar al otro y dejar que el otro te abrace, te preñe de vida, una y otra vez, insistentemente. Sin importar recompensa o derrota, solo arriesgando cada instante. El árbol, la flor, el río, la montaña, explotan de calor y pasión en sus dimensiones desconocidas. Uno se arrebata ante el impulso, ante el acelerado manto de ungida efusión. El ciervo brama en los valles, el viento clama su propia recompensa.”